Arteterapia. Origen, mitos y beneficios

En este artículo vamos a destruir tres mitos del arteterapia y presentamos algunos de sus beneficios y su valor como herramienta en el proceso terapéutico.

Mucha gente cree que la arteterapia es hacer manualidades, crear algo estético y bonito, otros muchos creen que no son aptos para participar porque no se les da bien dibujar y no poseen habilidades artísticas y otros consideran que es una actividad enfocada a trabajar con niños dado el carácter lúdico que tiene. La realidad es otra.

El origen del arteterapia como la conocemos hoy, es aún reciente. Se remonta a inicios de 1900 y surge en contextos y colectivos con un alto nivel de sufrimiento emocional: psiquiátricos, supervivientes de guerra, refugiados, víctimas de abuso,… El poder del arte enfocado al proceso terapéutico surge como un recurso resiliente. En momentos de crisis y adversidad la gente se sobrepone al horror a través del arte y descubren un medio para canalizar lo que han vivido, para expresar y digerir, para sacarlo fuera y sanar.

Es en ese momento cuando se interesan por el arte como herramienta terapéutica pero el arte ha sido una terapia para el hombre desde el nacimiento de la humanidad, es una capacidad innata, entendiendo el arte como la mera capacidad para crear, no algo bonito, sino simplemente algo. Su potencial está en el proceso que se atraviesa, no en el resultado, en la experiencia del que crea. Y en el proceso que atraviesa el que observa en función de lo que siente,  no por su valor estético o racional. NO es interesante el resultado, no importa la habilidad técnica o destreza artística que tenga la persona, su valor reside en la vivencia, en la experiencia que se atraviesa, en el proceso que inicia desde que la persona entra en contacto con los materiales, proyecta e identifica lo que quiere crear, da forma a algo nuevo y consigue dejar fuera de sí algo que estaba dentro.

BENEFICIOS: ¿Por qué arte aplicado al proceso terapéutico?

Porque es para todos, porque trabaja con los recursos innatos y se adapta a la mente de cada uno. Nosotros no pensamos en palabras, pensamos en imágenes, el desarrollo del lenguaje fue un gran avance que marco nuestra evolución como humanidad pero también es verdad que limito la expresión libre e individual de cada uno en beneficio del avance de la especie. Hemos categorizado la realidad a través de palabras que entendemos porque como comunidad hemos acordado un significado para cada palabra, pero el significado individual, la realidad de cada uno es diferente por eso hay una parte que se pierde en la comunicación

El arte permite llegar a esa parte olvidada, al contenido propio e individual de cada uno, a la realidad individual de cada ser que es fruto de su experiencia como individuo y que no comparte con nadie más.

Cuanto más mayores nos hacemos mayor es el predominio de la parte racional, analítica y lineal, tenemos menos espacio para la creatividad y libertad y el peso de lo social sobre lo propio cada vez es mayor, es por esto que el arte y el fomento del proceso creativo es un gran instrumento para trabajar a cualquier edad y no especialmente con niños, ellos, de hecho, nos llevan ventaja, podríamos aprender de ellos.

Se da un nuevo lenguaje con el que cambiar la realidad. Se trabaja con los propios recursos de los participantes. El verdadero reto es ver más allá de la palabra, comprender el sentir y la vivencia de la persona, esto se explora a través de las artes que actuán como vehículo comunicacional para sacar fuera el mundo interior. El arte permite partir de la propia realidad y transformar las concepciones previas a través del proceso creativo, metiendo en juego los recursos personales y la propia experiencia. A través de la creación artística se crea sentido y un nuevo hilo conductor del discurso que organiza la nueva realidad. Es el poder transformador del arte puesto al servicio del cambio social.

Algunos de los beneficios de esta disciplina

  • Beneficio 1. Explora y atraviesa tus propios límites
  • Beneficio 2. Haces visible lo invisible.
  • Beneficio 3. Das voz a todo lo oculto.
  • Beneficio 4. Desarrollas un nuevo lenguaje.
  • Beneficio 5. Descubres nuevos talentos.
  • Beneficio 6. Desconectas, haces pausa, silencias.
  • Beneficio 7. Das sentido, creas motivos.
  • Beneficio 8. Conoces nuevas perspectivas, una nueva mirada.
  • Beneficio 9. Trabajas a tu ritmo, tú marcas los tiempos.
  • Beneficio 10. Creas, generas, construyes.
  • Beneficio 11. Mejoras tu rendimiento cognitivo.
  • Beneficio 12. Liberas estrés, rompes bloqueos emocionales.
  • Beneficio 13. Te expresas, te liberas, te concedes permisos.
  • Beneficio 14. No hay riesgo de equivocarse, todo es válido.
  • Beneficio 15. Creas tu propio espacio seguro.
  • Beneficio 16. Mejoras tu concentración y atención.
  • Beneficio 17. Creas nuevas historias, nuevas lecturas.
  • Beneficio 18. Mejora tu autoestima.
  • Beneficio 19. Te diviertes, juegas, disfrutas.
  • Beneficio 20. Nace de ti, por y para ti. Te cuidas.

Dejar un comentario

Suscríbete

Ponte al día de lo que pasa en La Mirada Psicológica

Rosas y espinas. Sobre aceptación, responsabilidad y libertad